Archivos Mensuales: enero 2018

¿Cómo estudiar y trabajar sin morir en el intento?

Es una de las preguntas más repetidas por los empleados. No quieren dejar el trabajo, porque le necesitan. Pero no quieren estancarse, y quieren estudiar, prepararse, forjar un futuro mejor.

Ante esta yuxtaposición de cosas por hacer y cosas que no se quieren dejar, están muchas vías alternativas que bien pueden permitir lograr ambos objetivos, sin sufrir más de la cuenta, sin tener que hacer malabares para gestionar las tareas, y sin tener que desaparecer de la vida social o incumplir las horas de descanso.

Estas son las alternativas para estudiar y trabajar al mismo tiempo.

¿Necesitas una carrera?

Posiblemente, lo que necesites es una actualización y certificación de los conocimientos. Y, posiblemente, no necesites cursar un grado entero para conseguir eso.

Por eso, lo primero que debes tener claro es lo que quieres, y cómo lo quieres. Quizás en tu caso sí necesites un grado, porque quieres cambiar de ramo o especializarte en otra cosa. Pero, en la mayoría de los casos no será así.

E-Learning como salida

La educación por internet es una de las maravillas del mundo moderno. Te permite estudiar en universidades que están al otro lado del charco, sin tener que salir de casa.

Te permiten, además, gestionar los horarios de modo que puedas trabajar y estudiar, incluso un par de horas al día, todos los días.

Y por si fuera poco, puedes estudiar cursos, grados y especializaciones de acuerdo a lo que quieras, porque la oferta es prácticamente infinita.

Lo que debes saber para estudiar en línea

Primero que nada, debes ser disciplinado hasta más no poder. La disciplina es lo que te permitirá concretar los objetivos, e incluso cumplir las metas antes de lo planificado.

Además, necesitarás las herramientas obligatorias para estudiar. En este caso, no se trata de algo más allá de un ordenador personal, una conexión a internet, y un móvil inteligente por si quieres reforzar los contenidos en los tiempos libres, o mientras realizas cualquier otra tarea fuera de casa.

¿Ya sabes lo que quieres estudiar? ¿Por qué no empiezas ahora?

Habilidades transversales: Pasar de empleado a emprendedor

A menudo vemos en los programas de televisión cómo la gente exitosa comparte algunas habilidades entre sí. Si bien no es una ecuación recta donde tenerlas implicará, obligatoriamente, tener éxito en los negocios; está demostrado que este tipo de habilidades de blindarán de forma majestuosa para desarrollar una carrera de emprendimiento.

Y al día de hoy, donde los trabajos tienen otro factor en común (la precariedad de los salarios), animarse a emprender debe ser casi que una obligación.

Conoce ahora cuáles son esas habilidades transversales que sí o sí debes dominar.

Idiomas

Ya no hablemos de inglés. El mundo está cambiando a pasos agigantados, y aunque los números demuestran que la paridad de Estados Unidos en la cima de la economía se mantendrá; las negociaciones a nivel mundial hoy en día tienen muchos focos.

Lo que sí, debes elegir un idioma comercial que vaya con lo que quieres hacer. Con el mercado que quieras abarcar. Y luego, trabajar en aprenderlo y dominarlo. Sea francés, chino, inglés o alemán.

Contabilidad

Para obtener libertad financiera hay que ahorrar, y para ser emprendedor hay que aprender a llevar las cuentas claras en todo momento.

Sobre todo si en principio trabajarás por cuenta propia. En solitario.

Así las cosas, nunca está de más dedicar un tiempo a estudiar y practicar la contabilidad. Al menos los fundamentos que utilizarás día a día. Cuentas claras conservan amistades, pero además, cuentas claras mantienen los números en ganancias, y no en bancarrota.

Liderazgo

Si bien en las escuelas no se nos enseña a emprender, sino a recibir órdenes de un superior en todo momento (padres, maestros, jefes,…); nunca es tarde para darle una vuelta a la tortilla.

Por eso, una de las habilidades transversales más demandadas en la actualidad es la de liderazgo. La de dejar de seguir órdenes para crearlas, la de dar libertad de hacer a los que te sigue en el organigrama empresarial, pero a través de ello lograr una gestión flexible encaminada a la productividad total.

Como ves, se trata de habilidades que sirven para todo y para todos (de allí que se les denomine transversales). Pero no son habilidades de otro mundo. Por eso, bien puedes tomar un par de horas diarias para dominarlas, para adaptarlas a lo que necesites –o de acuerdo a tus planes para generar dinero en el futuro-.

Lo demás, es lo que sabemos desde siempre: motivarse, enfocarse, y trabajar sin prisa pero sin pausa.

Los datos que te interesan sobre los créditos rápidos sin aval

Una de las opciones de préstamos que más gustan a los usuarios en internet son los créditos rápidos sin aval. Desde luego, su principal característica reside en el hecho de no tener que dejar ninguna de nuestras posesiones como garantía, ni la necesidad de colocar a un tercero como garante de que sí pagaremos. Así, el riesgo de embargo se reduce a nada, aunque claro está que el compromiso de pago es exactamente el mismo, y las multas por impago son superiores a las que se ofrecen en otros mecanismos de crédito.

Aquí tienes un listado de empresas que dan créditos sin aval

Pero, lo único que te debe importar no es el hecho de no dejar aval o garantía. Hay otros datos importantes, y sobre estos datos hablaremos ahora mismo.

La cantidad de dinero que se aprueban

A diferencia de otros préstamos personales online, los créditos rápidos sin aval responden a la necesidad de personas que no requieren montos superiores a los 2.500 o 5.000 euros, de modo que el riesgo de impago se reduce porque el monto también se reduce.

Así las cosas, estos préstamos son indicados para solventar emergencias financieras puntuales, y no para una utilización más largoplacista, como sucede con otras líneas de financiamiento.

Los plazos para pagar

Así como se reducen los montos a aprobar en este tipo de créditos sin aval, también se reducen los plazos para devolver el dinero. En muchas empresas el plazo máximo para pagar el préstamo es de un mes, o 30 días, pero en otras empresas –dependiendo del monto aprobado- el plazo puede ser menor, de 15 días a una semana en promedio.

Claro está que si un préstamo tiene un monto menor a 500 euros y el plazo es de menos de 5 días, muchas empresas ni siquiera se toman la molestia de cobrar intereses, por lo que sería un crédito rápido sin aval y sin comisiones o intereses.

Pero, para las que sí cobran intereses, también debes conocer los datos.

Los intereses de los créditos rápidos sin aval

Al no tener que solicitar aval, las empresas que otorgan este tipo de créditos no tienen más remedio que subir los intereses, por lo que posiblemente se trate de los créditos rápidos más costosos de entre todos los que pueden existir.

Así, el riesgo de impago se compensa con el interés, de modo que algunos préstamos –los que tienen plazos más extensos- suelen tener intereses promedio de 25%, por lo que son opciones útiles para las personas que tienen que resolver problemas financieros puntuales, y nunca deben ser utilizados como un mecanismo de apalancamiento financiero.