Los datos que te interesan sobre los créditos rápidos sin aval

Una de las opciones de préstamos que más gustan a los usuarios en internet son los créditos rápidos sin aval. Desde luego, su principal característica reside en el hecho de no tener que dejar ninguna de nuestras posesiones como garantía, ni la necesidad de colocar a un tercero como garante de que sí pagaremos. Así, el riesgo de embargo se reduce a nada, aunque claro está que el compromiso de pago es exactamente el mismo, y las multas por impago son superiores a las que se ofrecen en otros mecanismos de crédito.

Aquí tienes un listado de empresas que dan créditos sin aval

Pero, lo único que te debe importar no es el hecho de no dejar aval o garantía. Hay otros datos importantes, y sobre estos datos hablaremos ahora mismo.

La cantidad de dinero que se aprueban

A diferencia de otros préstamos personales online, los créditos rápidos sin aval responden a la necesidad de personas que no requieren montos superiores a los 2.500 o 5.000 euros, de modo que el riesgo de impago se reduce porque el monto también se reduce.

Así las cosas, estos préstamos son indicados para solventar emergencias financieras puntuales, y no para una utilización más largoplacista, como sucede con otras líneas de financiamiento.

Los plazos para pagar

Así como se reducen los montos a aprobar en este tipo de créditos sin aval, también se reducen los plazos para devolver el dinero. En muchas empresas el plazo máximo para pagar el préstamo es de un mes, o 30 días, pero en otras empresas –dependiendo del monto aprobado- el plazo puede ser menor, de 15 días a una semana en promedio.

Claro está que si un préstamo tiene un monto menor a 500 euros y el plazo es de menos de 5 días, muchas empresas ni siquiera se toman la molestia de cobrar intereses, por lo que sería un crédito rápido sin aval y sin comisiones o intereses.

Pero, para las que sí cobran intereses, también debes conocer los datos.

Los intereses de los créditos rápidos sin aval

Al no tener que solicitar aval, las empresas que otorgan este tipo de créditos no tienen más remedio que subir los intereses, por lo que posiblemente se trate de los créditos rápidos más costosos de entre todos los que pueden existir.

Así, el riesgo de impago se compensa con el interés, de modo que algunos préstamos –los que tienen plazos más extensos- suelen tener intereses promedio de 25%, por lo que son opciones útiles para las personas que tienen que resolver problemas financieros puntuales, y nunca deben ser utilizados como un mecanismo de apalancamiento financiero.

Los comentarios están cerrados.